El verde radiante es la resurrección de los que en otoño murieron y sus miles de cadáveres tapizaron los caminos de oro y bronce.
Están contentos… Se nota en el verde de una lujuriosa clorofila.
Ocupan los lugares que eran grises nebulosas durante el invierno del planeta y de mi pensamiento.
Qué guapos lucen vivos…
Tal vez sea el secreto, morir sin drama para brotar espléndido de nuevo.
No como yo, que mi piel vieja no cambia, solo se hace más gruesa, más pesada. Tanto que acabará asfixiándome.
Mientras tanto, bienvenidos amigos, o simples conocidos.
No hay que excederse en las confianzas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s