A 900 metros

Publicado: 27 diciembre, 2019 en Sin categoría
Etiquetas:, , , , , , ,

¿Para qué quedarse allá abajo entre la vulgaridad cuando aún tienes fuerzas para subir por encima de ellos y erigirte en un ser superior?
Soy un dios creado a sí mismo, a su propia imagen y semejanza.
Con la más sagrada vanidad que lo hace indiferente ante las extrañas tristezas y alegrías.
Sin que importe quien vive o muere.
Sin que me molesten con oraciones de piedad, ambición y venganza. Inmune a los deseos forjados con sacrificios paganos.
Solo esta divinidad me da paz.
Jamás espero fechas convenidas para manifestarme como deidad.
Estoy absolutamente desligado de tradiciones y ritos. De hecho, no recuerdo los rostros de madre y padre. ¿Fui hijo alguna vez o nací Dios?
Nací inmune a la humana sociedad.
Mi indiferencia hacia ella impide su extinción.
Novecientos metros es una divina altura, buena para observar con soberbia y razonable detalle, todo lo que me es indiferente, todo lo que pude ser y no soy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s