La aberración móvil humana

Publicado: 20 febrero, 2020 en Maldito romanticismo, Reflexiones, Terror
Etiquetas:, , , , , , ,

Caminan por la calle y hablan, y hablan, y hablan con sus ojillos felices…
Sienten miedo de estar solos.
Tienen un miedo que se cagan a la soledad y a no pertenecer a un numeroso rebaño de borregos.
Nadie vale tanto como para romper mis momentos de soledad.
Amar no es ser un cobarde dependiente.
Y la amistad es la otra panacea para combatir la soledad. De hecho, la amistad siempre ha sido uno de los vínculos emocionales más hipócritas.
Se suele acabar la amistad cuando follan.
Madres y padres aman demasiado, asfixiantemente a sus hijos. Es la consecuencia del miedo a quedar solos y desvalidos en la vejez. Invierten en un amor desmesurado, incluso pornográfico para ganarse un cuidador en la senectud.
Todo ello salta a la vista cuando los observo hablar a algo con unos plásticos en las orejas. Como locos en sus paseos de permiso del manicomio.
Teléfonos móviles que tranquilizan y controlan a los cobardes, creando dependencias emotivas y físicas entre iguales. Entre esa mezquindad humana que no sabría usar su libertad aunque la desarrollara.
Porque la libertad no te la da nadie, la creas tú.
Humanos castrados que llevan constantemente a alguien como compañía en su teléfono.
Debería desarrollarse una app para toda esa horda de timoratos que necesitan el contacto humano constante. Una app para que jamás mueran solos y dignamente.
Merecen morir con una app de muerte dulce y arropados por cientos de amigos.
Morir como han vivido: pobremente y sin valor.
Morir es como el cagar, jamás debería hacerse en compañía.
Hay animales pequeños y grandes que viven y mueren dignamente, solos y sin demasiados ruidos, sin demasiadas amistades de favor e interés. Sin amantes cura-soledad.
La raza humana siempre ha sido cobarde, salvo algunas raras excepciones. Es lógico que hoy día escriba y describa toda esta miseria pusilánime y borreguil.
Los humanos deberían avergonzarse de su cobarde degeneración.
Y yo debería no sentir tanta hostilidad hacia ellos; pero nada es perfecto.
La vida es una mierda, y los cobardes deambulan con su estúpida sonrisa en el rostro votando a quien no deben.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s