Hay desesperados que piden un tiempo de amistad con la esperanza de que surja el amor; se equivocan.
Jamás la amistad se convertirá en amor, y si por algún azar (es mucho suponer) hubiera sexo, sería ebrio.
Los amigos que esperan el amor, serán siempre patéticos conocidos.
El amor es un ataque repentino, si no prende al instante, se convertirá en indiferencia o una aséptica amistad.
Existen mejores formas de perder el tiempo que intentar transmutar la amistad en amor.
No vale la pena perder el tiempo y el dinero en romances que solo existen en la propia imaginación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s