Las cosas muertas no siempre nacieron muertas.
Incluso las hay que aún respiran. Aunque no sé porque.
Y ellas tampoco.
Son tiempos difíciles, tan extraños y sin embargo, tan previsibles.
No sé si he perdido la capacidad de sorprenderme o es que ya lo sé todo. Temo que sea lo último porque no hay cura para la sabiduría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s