Posts etiquetados ‘hipócritas’

Vamos a por una lección de aquel añorado Barrio Sésamo (Plaza Sésamo), sobre lo que hoy es correcto e incorrecto en estos tiempos de repugnante moralidad doctrinal festiva y pueril. Porque los idiotas celebran su propia imbecilidad con comuniones de tolerantes hostias con sabor a mierda.

Respecto a la censura, ahora se reaviva más que nunca, todos se sienten sacerdotes de la corrección de mierda, con sus cerebros repletos de heces.

Que mueran unos cuantos centenares de miles de seres humanos de la sociedad occidental es una depuración necesaria. En las endogámicas ciudades se han reproducido tantas veces los imbéciles que, ahora se encuentran en el poder, en todas las manifestaciones y en todas las fiestas de orgullos gays, de putas y de miedosos de leer violencia u oírla en canciones; tienen miedo los analfabetos que del libro salga un cuchillo que los hiera, o que el micro del cantante sea una pistola camuflada.

Le tienen un miedo enfermizo a la palabra.

Algunos “en su opinión” censuran con el afán de los puercos buscando trufas. Puedo comprender que, no se permita con dinero público mostrar arte de baja calidad, eso que no es arte, que es un engaño populista. Un timo como tantas formas de “arte” que buscan dinero fácil.
(Hay grupos musicales tan artísticamente malos que no deberían cobrar por actuar, cosa que es muy diferente a censurar, aunque muchos no entiendan lo que escribo)

Pero censurar por “opinión” y “moralidad”, es una acto de fascismo tan repugnante como lo fue la existencia del Tercer Reich.

Menos mal que nací a tiempo de conocerlo, que tuvo tiempo de nacer Hannibal Lecter y no lo mataron estos hijos de puta.

Y mientras tanto, censores y “correctistas buenistas” educan a sus hijos en la imbecilidad y cobardía. Sin que nadie muera…

Es necesaria una matanza global.

Es necesario colgar en una plaza pública a los putos censores y correctores de todo tipo.

La lección que todo niño no educado por unos padres idiotas, comprendería:

Lo incorrecto.

Con violencia le arrancó las bragas dejando marcas rojas en su cintura y muslos, a esas alturas, su coño estaba húmedo y ansiaba que la penetrara. Retiró las copas del sujetador y se pellizcó los pezones erizados, él tenía aferrada con el puño su polla dura, el glande palpitaba húmedo y brillante, amoratado de sangre.

Escupió en su coño y se la metió. Teresa lo llamaba hijo de puta con cada embestida, se corrió abrazada a su cuello, con el cálido semen rebosando por su coño, regando deliciosamente el esfínter.

La llamó puta y se rieron en la cama encendiendo un cigarrillo.

Lo correcto para los tarados.

Se bajó los calzoncillos con dificultad, su pene estaba erecto y su mente absolutamente enamorada. Ella se retiró el sujetador y sus enormes pechos al liberarse, parecían doblar su espalda, al respirar oscilaban voluptuosamente.

Se bajó el tanga y su pene de mujer apareció enorme, perfecto. Se acercó a Roberto, le invitó a darse la vuelta en la cama y le untó el ano con lubricante gel. Lo penetró. Al cabo de tres minutos el semen brotaba oscuro y ensangrentado de ese cráter de amor que era el ano de Juan.

Se besaron la boca enamorados, con ternura y en silencio para no despertar a su hija que, se escuchaba dormir tranquila en la cuna a través de la radio de vigilancia.

Lo incorrecto.

Se dirigió a la sala de hibernación. Tan solo se escuchaba el suave zumbido de los reactores. Con un láser decapitó a los cuatro bebés en sus cápsulas de mantenimiento vital, sin que llegaran a despertar. Casi dulcemente.

No limpió toda aquella sangre.

Volvió a su cápsula de hibernación, esperando con ilusión despertar tras cuatro años y admirar el dolor de los dos matrimonios, sus compañeros de tripulación, en su viaje a Demencia 10.

Lo correcto para los tarados.

“Días después, el 27 de diciembre y en el último pleno municipal del año, la concejal de Cultura, María Victoria Bermejo, reconoció como “un error” incluir un concierto del grupo en la programación de la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes para el primer trimestre de 2020.

En su opinión, Los Chikos del Maíz hacen “apología de la violencia extrema” y en sus canciones “se da cabida a mensajes que invitan al puñetazo, a la patada en el vientre o al ahorcamiento”. Ahora ya se ha decidido cancelar definitivamente el concierto, previsto para el día 10 de enero y que tenía las entradas agotadas”.

Y ahora niños, vamos a cantar la canción del cinco, que en el culo te la hinco.

“¿Eso te hace sudar?” (El Cuervo, 1994)

A la mierda, gilipollas.

Que os jodan.

(La película El Cuervo, en esta actualidad idiota, sería incorrecta a pesar de ser maravillosa, violenta y fascinante, sin titubeos ni concesiones a moralidades de degenerados cerebros inoperativos. El Cuervo ha dejado la más grande colección de divertidas, violentas y sarcásticas citas del cine y tal vez de la literatura)

Iconoclasta

Vacas y humanos

Ya no existen seres solitarios, se han extinguido.
Ahora los creadores, en realidad, son simples colectivos. Los “creadores” precisan de compañía y halagos. Justamente lo contrario de lo que significa crear.
El miedo a la soledad define a la humanidad de la misma forma que define a los rumiantes como especie.
Seres cobardes que no soportan una horas de soledad. Se ha convertido en vergüenza tomar a solas un café.
Se ha creado en la población una necesidad de constante comunicación, no dejar tiempo para la soledad. Y es que no existe nada tan peligroso para el poder como el individualismo.
Nadie disfruta de la soledad (no son representativos los escasos humanos que puedan disfrutar de ella), la cobardía y la vanidad se han convertido en forma de vida.
Hasta tal punto que mueren en grupos, en manada.
La humanidad ha sido dominada con espectáculos masivos cada vez más elaborados, llegó la televisión, luego internet, y por fin el golpe maestro: el teléfono móvil. La razón de sus vidas, la tabla de salvación de un intelecto pobre.
Las distancias se han acortado y las capacidades individuales de supervivencia, cultura y criterio, se han retraído hasta tal punto, que apenas hay diferencia entre las expresiones de los adolescentes y los adultos.
La manada se retroalimenta de emociones que no son suyas, porque es necesario tener amigos como sea, con total hipocresía.
Se identifican los seres entre ellos por miedo, por desesperación a caminar solos, sin que nadie los vea teclear mensajes.
Follan y se reproducen por una conveniencia de compañía. Porque ser un mediocre, es una mala compañía para uno mismo.
El amor ha retrocedido entre los idiotas como lo hace el mar al anochecer.
Los asesinatos, las desigualdades sociales y la pobreza se han convertido en temas que exponer en las redes sociales como escaparate para ser admirados; pero no saben lo que es una simple devaluación monetaria.
Ya no hay creación, porque en algo íntimo no hay nadie que presione el botón de “me gusta”.
Se acabaron las cartas escritas a mano íntimas y discretas, desde lugares lejanos.
Se han globalizado los idiotas, y ahora tienen todos la misma identidad, las mismas esperanzas y sueños, los mismos gustos, las mismas quejas…
Mientras se odia a los judíos por defenderse de los palestinos, se toman cervezas durante horas. A veces ni siquiera hablan. Los ves en grupo llevarse la botella a la boca, como las vacas comen forraje, en silencio y observar si la pantalla tiene un aviso de mensaje.
Se calientan porque no tienen otra cosa que decir, porque no les gusta discutir; es mejor estar de acuerdo en la ignorancia y el miedo. Y follan rápidos; porque al final, comen la misma mierda, son la misma cosa vacía y pretenden olvidarlo con un sexo aburrido, rápido y de aliento apestoso.
Los gobiernos y las grandes multinacionales han conseguido llevar a la manada humana justo al punto y momento que siempre han deseado.
Han convertido a la chusma en seres predecibles y sin opinión, de sexo fácil; como animales de granja.
Alimentados con mierda, chat y videos.
Se recrean en sí mismos pensando que son guapos e inteligentes, el celular es un espejo que no funciona bien y les lleva a sobrevalorarse.
Gentuza que se conforma con un “me gusta” que ponga a salvo su vanidad. Y que les tengan por autores de algo. Comparten la misma basura, de tal modo, que internet es una gran repetición de todos los tópicos y toda la ignorancia planetaria.
Al mirarse en el espejo todas las mañanas, no puedo explicarme como no se suicidan al ver lo que son. Imagino que la ignorancia alimenta una injustificada vanidad.
La tristeza de todas esas mentes debidamente acotadas, sus incapacidades para sostener criterios y su cobardía hacia la soledad se ven compensadas y consoladas con un zumbido en el bolsillo, un sonido que anuncia un chat de otro ser que come mierda como ellos en ese mismo instante, en un trabajo similar, y por ello precisa decir obviedades y banalidades que lo salven de la imbecilidad propia.
Perros que se lamen el culo el uno al otro.
Todo está controlado para que los más pobres y los ignorantes (no necesariamente pobres) hagan héroes de asesinos millonarios que son igual de mediocres y lerdos que ellos mismos; porque les da esperanza ver que un subnormal pueda ser millonario.
Me da vergüenza como hombre que suene mi teléfono en público, que alguien me vea teclear con expresiones idiotas ante la pantalla; tal y como yo los veo.
Mi libreta y mi bolígrafo salvan mi dignidad y me dan ese precioso tiempo en soledad necesario para reflexionar y concluir que ahora, el hombre como especie, solo se diferencia de las vacas y ovejas por una cuestión de peso y volumen. En lo demás, follan y piensan igual que esas bestias.
Esto está mal, cada día se hace más difícil encontrar seres humanos a los que no quemar.
Y no me puedo quejar, conozco unos pocos a los que admirar; pero moriremos y no quedará nada.
Cosa que me alegra, porque el hombre debería extinguirse cuanto antes como medida de dignidad y supervivencia del planeta.

567b9-ic6662bfirma
Iconoclasta