Escribir además de lo obvio, también sirve para incentivar envidia y frustración en aquellos seres que no aciertan a expresar su pensamiento con algo tan sencillo como el lenguaje escrito, sea en el idioma que sea.
Si vamos atrás en el tiempo, los escritores o cualquiera que supiera escribir tres letras juntas con significado, eran odiados y perseguidos por los ministros y sacerdotes del Sagrado Oscurantismo.
Y todo ha evolucionado. Ahora el oscurantismo es una secta que predica tanta tolerancia que confunde los pequeñísimos cerebros de la chusma y los cortocircuita al hacerles renegar de sus propias convicciones, incluso de su propio sexo; ya que estamos hablando en esencia de lelos. Y para acabar de hacerlo bien, el poder de las pseudodemocracias premia la ambigüedad que consiste en ignorancia, indefinición, indolencia y pánico a debatir si no es en tuiter con un “me gusta”, “no me gusta” o un emoji imbécil. En definitiva, el poderoso electo o sus secuaces, se ocuparán de llenar los espacios en blanco que dejan los borregos en el papel y su propio pensamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s