Las empresas, por muy tecnológicas y super modernas que sean son las primeras en abrazar el nazismo con una devoción rayana en la paranoia.
De hecho, son las grandes artífices del nazismo actual, ya que algunas constituciones de las falsas democracias occidentales, no pueden obligar a nadie a vacunarse. Y para eso están ellas, las empresas y sus empresarios: para obligar a la peña a vacunarse y si les viene en gusto, follarse a sus hijas e hijos.
En definitiva, la constitución es papel para limpiarse el culo y sus jueces los portarrollos.
No hay nada tan facha como un empresario o sacerdote, que el cabo analfabeto de un pelotón de la Gestapo, a veces se confunden entre ellos mismos.
Elevar al dictador a ejemplo de santidad, es su función primera y luego pasarse por el culo todo derecho y mínima libertad biológica.
Lo que buscan ambos, empresarios e iglesia, es el trato de favor del Führer para ganar más favores/donaciones/subvenciones/sobornos. Es algo tradicional en la cochina historia humana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s