Posts etiquetados ‘supremacía’

La histeria se ha adueñado de la chusma convirtiéndola en un montón de sucios espejos quejumbrosos reflejando las mentiras que sus amos cuentan, amplificándolas.

Como por ejemplo los ingleses y su complejo de superioridad del todo injustificado, queriendo salir de la unión europea. O los catalanes y vascos con idéntico racismo y paranoia creyendo ser superiores también y pretendiendo hacer de sus pequeños territorios naciones equitativas y libres, con una verborrea patriótica y pastoral que remite a los más rancios fascismos de antaño.

Quien tenga esperanza de que sus amos ideólogos van a crear una nación “libre y justa” (como literalmente dicen sujetos de grado universitario cuando expresan sus deseos de racismo disfrazado de bondad), se merece ser encerrado en un centro de educación para discapacitados intelectuales.

Quien asuma como posibles y justos los discursos de equidad y libertad que un político hitleriano recita con voz sacerdotal y que además exige sacrificios por el bien del futuro país; quien escucha esas timoratas mentiras anonadadamente y con emoción, se merece un piadoso tiro en la nuca para que no sufra en este mundo cruel. Y por otra parte, no es bueno que semejantes idiotas lleguen a reproducirse creando una especial e imbécil línea genética que se sume a las miles defectuosas que ya tiene la especie humana por doquier en estos tiempos.

Y sí, sueñan los racistas de escasas luces y nula cultura incapaces de ver o asimilar lo ocurrido a lo largo de la historia y sus mesías: creyendo fervientemente que las melifluas promesas de sus amos son verosímiles.

Cuando acaba el periodo de adoctrinamiento diario, se van con sus caritas felices a entregar las cartas a los reyes magos con actitud de mártires, los adultos de más de veinte años, claro. Los menores aún necesitan unos meses más de castigos mentales para que sean como sus mayores.

Hoy más que nunca se precisa marcar y definir legalmente la diferencia entre una buena tarea de mantenimiento cinegético de la especie humana (necesario para depurar la especie y evitar la superpoblación) y el asesinato que, es razonable asumir como delito a pesar de su carácter lúdico y caprichoso; por muy inevitable que sea en ocasiones como método para reparar ofensas.

Y como hoy está próximo el día de difuntos, pues encaja de puta madre este ensayo sociológico en el espacio-tiempo de esta imbecilidad social imparable.

Chao.

Iconoclasta


La degeneración neuronal por exceso de redes sociales tiene su máximo exponente y ejemplo con el independentismo de Cataluña.
No se gana un territorio, un gobierno o un territorio con “tuits” facilones, con “merchandising” amarillo o con pacifismo de pacotilla que no es ni más ni menos que pura coacción contra ciudadanos libres de sectarismo y una racista demostración de la supremacía de la élite étnica catalana.
Hay que leer, hay que instruirse y así conocer cómo se ganan territorios y estados: mediante la guerra. Cosa inalterable a través de los tiempos, ya que los ejércitos son la fuerza más sectaria de todas cuantas existen.
Los colegios y los niños no sirven para defender nada. No se pueden escudar los sectarios y fanáticos cobardemente en nombre de la paz tras los hijos propios o ajenos.
La guerra sirve para estas cosas: para definir territorios, designar quién manda en él y quién vive. Y así poder ejecutar sin injerencia alguna, la limpieza étnica y política que procede en el territorio conquistado o perdido.
Es la realidad de lo que ocurre y la única forma posible de ganar un país o territorio: con guerra, con violencia.
No reconocer esto, es vivir en una especie de Disneylandia imbécil, impropia de adultos.
Porque hay que ser claro y entender que el poder de una sola bala, supera al de millones de “retuits” y “likes” de mierda.
No es que sea bueno o malo, es que es así.
Y los que ambicionan el poder de ser presidentes de “su propia nación” son los políticos más represivos que puedan existir.
Para asumir una independencia, hay que asumir la guerra y la violencia.
Si hay hambre y enfermedad, la guerra es la mejor opción. De hecho, es la única opción.
Siempre morir luchando que sometido al hambre.
Pero hay demasiados catalanes que no tienen hambre; solo padecen la degeneración propia del acomodamiento de una sociedad que está saturada y aburrida de todos los elementos de consumo posibles que no pueden llenar una vida intelectual plena y libre pensante.
Los teatros de títeres que actualmente han montado su pseudo-gobierno desde otros lugares y a través de la comodidad y seguridad de las redes sociales, es un síntoma de que algo huele a podrido en Dinamarca. Han convertido una independencia en un timo descarado.
Lo realmente absurdo, es que nadie ve el timo y lo llaman “política”, porque están buscando razones que no lleven a la guerra. El típico efecto del miedo.
Y así, como dijo Churchill: “Pudieron elegir entre el deshonor y la guerra. Eligieron el deshonor y por tanto la guerra”.
El género humano es cada vez más cobarde, menos inteligente y menos fuerte. Sin embargo, ha conseguido un nivel de hipocresía que lo protege de cualquier cosa, como una coraza hecha con mierda seca.
El pacifismo populachero y populista de usura, ambición y supremacía, solo conduce a la violencia.
Las marionetas no evitan la guerra, solo y en el mejor de los casos, la satirizan.
Y no es extraña, no es descabellada la guerra en ninguna época. Solo hay que ver cuántos países tienen conflictos bélicos actualmente, para que nadie se piense que hoy día “no puede haber una guerra”.
La guerra es un acto cotidiano en nuestra sociedad.
Es una putada; pero es así.
Así funcionan las cosas desde que el ser humano empezó a arrastrar por el suelo los nudillos de las manos. Y solo existirá otra opción diferente a la guerra si el ser humano se extinguiera.
Maldita ingenuidad…

 

ic666 firma
Iconoclasta