Archivos de la categoría ‘Conclusiones’

En España ya es la mayor causa de debate televisivo, noticias, manuales de usuario de charlatanes de internet o influencers, liturgia y adoctrinamiento para la población: el voto por correo para las próximas elecciones generales de julio 2023.
Como si la gente no pensara en otra cosa más que perder el tiempo en realizar un farragoso trámite para algo tan banal e inservible como el voto. Aún así, hay que pensar que cuando el pastor silba las ovejas lo miran con caras idiotas.
Es de imaginar que la chusma ya está incluso ansiosa para tramitar su voto por correo. Va a ser todo un espectáculo ver las colas en Correos, porque de repente a la chusma le ha entrado el mono de votar por correo gracias al poderoso impacto de la propaganda institucional y su cómplice, la ramera prensa.
Las grandes ventajas, y es solo una, es que el voto por correo es fácilmente manipulable e incluso que vaya antes a una destructora de papel que a una urna honrada, si la hubiera.
Correos, al igual que radio televisión española, los colegios y los tribunales de “justicia😀” pertenecen al Gobierno Español Nazi Penitenciario Homosexual Clima-sanitario; hasta un infante de un año vería que votar por correo es votar directamente al Caudillo Penitenciario Homosexual Español, diga lo que diga el interior del sobre.
En un país con políticos legalmente impunes, hay barra libre para la corrupción política y la estafa.
Si votas por correo ya sabes a quién votas.
Y no procede molestarse y perder el poco tiempo que te queda tras diez horas de trabajo al día pagadas a precio de abono, tramitar el voto por correo. Es de una indignidad tontísima, por mucho que el pescatero también te lo pida.

Si importan los abuelos a alguien, es a los hijos que tienen que trabajar.
O bien porque tienen compromisos ineludibles de fiestuquis (fiestas en jerga marihuana) de fin de semana o entre semana, o por trabajo. Por ello los abuelos tienen tanta importancia para los decadentes hijos y menos para los nietos.

Un hombre hablando por micrófono

Descripción generada automáticamente con confianza media

Todo periodista, tertuliano, personajillo friki y político, a las pocas semanas de que el Caudillo Español Nazi Penitenciario Homosexual Sanitario tomara la presidencia del país por medio del arribismo, hablaba de sanchismo.

Estaba claro para muchos que se trataba de una nueva dictadura a la hispanoamericana.

El sanchismo es el franquismo mejorado y publicitado con tecnología. La informática de los teléfonos móviles dedicada con toda su potencia 5G (implementada durante los encarcelamientos masivos de la población por coronavirus) a impregnar con una gruesa capa de miedo la piel de una sociedad de clara tendencia de obediencia a los dictadores; y así tener vía libre para cometer cualquier tipo de delito en nombre del bien del pueblo y erigirse en salvador de la vida y su bondad homosexual.

El sanchismo era ya en su inicio un comunismo opresor y oscurantista de corte chino que prácticamente comenzó decretando la obligatoriedad de abrazar la homosexualidad y certificó con una nómina impresionante de expertos para una economía pobre, que el sexo de un recién nacido no garantiza que sea hembra o macho, o mujer u hombre. En este punto hay que observar la gran perversidad, la malicia del dogma y el veneno que inyecta en la infancia y en los intelectualmente indefensos o disminuidos.

Algo que debería pasar a la historia es la afirmación de una ministra sanchista que predicó en todos los medios: Los hijos pertenecen al estado y no a los padres; y así mismo, su educación.

En unas generaciones actuales, aún sucias de la dictadura franquista como padres y abuelos, el sanchismo encajó con precisión milimétrica en esas mentes adaptadas a la tiranía.

De una forma instintiva la chusma o población española, con la llegada de la dictadura de la covid-19 instaurada por el Caudillo Nazi Penitenciario Homosexual y su vice Caudillo, se sintió protegida y a salvo de la muerte; a pesar del genocidio que estaba cometiendo el estado con los viejos y enfermos crónicos, y la ruina a la que abocaba a millones de familias con los encarcelamientos, acosos y extorsiones policiales, segregaciones raciales de vacunados o no y toques de queda de corte marcadamente hostil militarista.

La población en menos de dos meses y con ovaciones se adaptó a la nueva destrucción de toda libertad y necesidad biológica. Y dejó su sustento y biología en manos del dictador homosexual sanitario, fundador de un sanchismo ya presente en todo ámbito de la sociedad y la intimidad de los hogares.

Una vez se asumió que la población había aceptado plena y pacíficamente la dictadura, el sanchismo se vio así autorizado moral y legalmente a crear, modificar y eliminar leyes que hiciera impune a cualquier cargo del gobierno español nazi penitenciario homosexual clima-sanitario y afines; que hubiera cometido o pudiera cometer un delito de corrupción, y o traición a la constitución. Ya era sanchista el aparato legal español, llamado eufemísticamente “justicia española” lo que explica la tremenda naturalidad y rapidez con la que sus leyes “exprés” se tramitaban en apenas unas horas.

La compra de todos los medios informativos con más audiencia por el régimen sanchista y la adquisición de jueces y tribunales leales al sanchismo, marcaron como intocables a todos los jerarcas y políticos afines al Caudillo, bien por pacto, bien por simple empatía con el régimen.

Se decretaron las facilonas, caprichosas y caciquistas leyes de nombre analfabeto o populista, como el “sí es sí” que atañe a los delitos de violación sexual, la del transexualismo o la de memoria histórica, convirtiendo a la sociedad española en una auténtica feria de monstruos. Los espacios intelectuales se vieron invadidos por una caterva de personajillos gritones de la farándula y la industria homosexual: pseudo comunicadores (influencers) analfabetos con audiencias millonarias que, incluso entraron en nómina del estado.

Los dulces y los refrescos se vieron gravados por la usura del estado con una especial saña. En el fondo una dictadura debe ser amarga para que desde niños a grandes, se sientan amenazados (es ardid psicológico). En definitiva, humillada la población a los deseos del Caudillo y sus burócratas.

La millonaria donación de dinero y territorio a Marruecos, como pago a un chantaje aún secreto, no constituyó en sí un problema institucional, puesto que todas las instituciones son propiedad del sanchismo, y son la monumental representación de la obediencia y acatamiento de la filosofía del Gobierno Español Nazi Penitenciario Homosexual Clima-sanitario.

La invasiva y cotidiana monserga nazi de hábito de alimentación herbívora o vegetariana e incluso insectívora, el castigo al consumo de azúcar. Literatura y ocio como cine o teatro, intervenidos por la censura del homosexualismo… Toda esta parafernalia fascista es ni más ni menos que la práctica de la catequesis o método del estado para crear la debilidad física y cobardía e indiferencia a los crímenes y robos del estado, en la población española bajo el mando del Caudillo Español Nazi Penitenciario Homosexual Clima-sanitario.

Resumiendo, el sanchismo es una dictadura invasiva y maligna porque ataca directamente a la biología humana y a la dignidad con su brutal ataque psicológico en la cotidianidad de los asuntos más básicos como sexualidad, alimentación, educación, cultura y ocio. Una dictadura probadamente eficaz por los grandes gobiernos de las letales dictaduras comunistas como la extinta URSS y China. Y con toda probabilidad, el sanchismo haya pactado con el chino Xi, hacer de España una colonia de China en Europa.

Y así las cosas actualmente, es un momento muy peligroso: el Caudillo ha convocado elecciones porque la gente no ha votado suficiente a su formación nazi penitenciaria homosexual sanitaria.

Dado el carácter del Caudillo pueden ocurrir cosas gravísimas en estos dos meses en los que se disolverán las cortes españolas en espera de las nuevas votaciones generales. Podría obrar como el ruso Putin, el chino Xi o el venezolano Maduro, dando otro golpe de estado para eternizarse en el poder como los dictadores citados hicieron.

Es un gran peligro ya que su patológico narcisismo herido le podría llevar también a promulgar leyes de todo tipo y graves sangrías económicas.

Es de temer a un Caudillo narcisista y fracasado como presidente, porque puede hacer una infinidad de cosas malas y delitos por los que sabe que saldrá impune ya que los jueces de su propiedad le deben favores de mucho dinero y poltronas regaladas. La dictadura y el acoso y extorsión a la ciudadanía que ha regido en España desde el 2018 y con especial radicalismo desde marzo del 2020 hasta hoy, se podría cuadriplicar en intensidad en las próximas semanas.

Carta

Descripción generada automáticamente con confianza media

Iconoclasta

Mantienen una relación de puta y chulo.
Tan mezquina fue la chusma ovacionando y obedeciendo el encarcelamiento y represión que implantaron los políticos nazis desenmascarados y surgidos fieramente con el coronavirus; como mezquinos e hipócritas son los políticos pidiendo ahora el voto a esa chusma, como si tuvieran algo que ofrecer que no fuera más represión, extorsión y corrupta impunidad.
Políticos fascistas y chusma son culo y mierda.

Con la persecución mundial a la que están sometidas las castas parias o trabajadoras en el mundo con la ingesta de azúcares o dulces, es posible que esta explosión sea un acto terrorista llevado a cabo por un escuadrón de la muerte afín a las antiguas democracias precoronavirus, actuales nazismos homosexuales sanitarios poscoronavirus.
Están tan metidos en el asunto de erradicar el cerebro de la población que no sería extraño que volaran fábricas para evitar que llegue la glucosa que alimenta los sesos.
Recordemos que en los nuevos estados poscoronavirus, el lema es: La libertad es enfermedad y el azúcar veneno. Lo amargo y agrio es salud.

Todos los caudillos y dictadores hispanoamericanos usan la misma retórica: los que ahora viven y trabajan que se jodan y se pudran, porque importan los jóvenes y los que aún no han nacido.
Debéis morir por ellos tranquilamente de asco y hastío, sabiendo que yo me preocuparé de que los jóvenes sean felices y viven bien.
Es la retórica de los fariseos, estafadores, curalotodos e inútiles para el cargo que ocupan.
La cuestión es robar y si es filantrópicamente, tal vez el papa los beatifique también cuando mueran.
Es más mierda de lo mismo.
Mismo día, misma basura, mismo cabrón ladrón asesino escupiendo veneno; con mano que no tiembla arrasando libertades, necesidades biológicas y ética.

Parece ser que el pensamiento silencioso global humano es el de los ñus: mueren muy pocos humanos para los miles de millones que viven.
Cuando la cantidad de individuos de una especie alcanza la categoría de plaga, no importan los seres ajenos que mueren a tres o cuatro metros de ellos. La humana es otra especie animal, la premisa es adecuada e idéntica por convicción y experiencia, para ella.
Hasta tal punto se manifiesta la insensibilidad, que piensan acerca del cadáver “Bastante tengo yo con lo mío”.
Estoy seguro de que esa indiferencia hacia las muertes ajenas, es una cualidad instintiva, impresa en el cerebro de reptil del ser humano y todos los animales para preservar la especie de su masiva reproducción y la falta de depredadores para equilibrar el ecosistema.
Las manifestaciones que hace la sociedad, son por y para los políticos y personajes del poder que necesitan notoriedad y piden los llantos hipócritas de la masa humana en nombre de la paz, de la justicia y para un futuro mejor para los que no han nacido. Ante su amo o ídolo la masa humana ve en el acto de fingido duelo algo festivo con el que pasar el tiempo; pero no le interesa lo muerto; solo si hay buena música y cosas amenas que fotografiar para subir al perfil de feisbuc o tuiter.
Y cuanto más sometidas se encuentran las cabezas humanas a las restricciones, prohibiciones y robos del estado o gobierno, más se reduce el radio de indiferencia a los cadáveres.
Llegará un día que caminarán pisando muertos sin sentirse especialmente incómodos por ello.
Sólo en internet, en sus redes sociales, se dedican bendiciones y memes a algunos muertos porque hay que hacerse “oír” y usar el teléfono que ocupa sus manos y su mirada más tiempo del que su inteligencia puede funcionar.
Solo en internet y medios de comunicación (ya no son informativos, sino doctrinales) hacen gala las reses humanas superiores y esclavas de esa emotividad tan pía y bondadosa, que dan ganas de purgarse metiéndose los dedos en la boca.
La realidad es que los diversos rebaños de seres humanos repartidos por el planeta, se comportan como los de ñus en la sabana, que pastando con indiferencia en el mismo lugar donde también cagan, a escasos metros uno de los suyos joven, adulto, viejo, lisiado o gestante; es devorado aun mugiendo por los leones.
El número de reses humanas en los diferentes rebaños es tan numeroso que los individuos se insensibilizan a las muertes que ocurren ante sus ojos y en el fondo, algo les dice que es necesaria la muerte.
Y no en tan poca cuantía.
Esta indiferencia o trabajada insensibilidad (al menos la mía) a la muerte ajena explica el porqué las guerras se prolongan tanto tiempo.
La guerra es la máxima expresión de la libertad: matar a otro humano sin consecuencia alguna, como arte cinegético. Sin dar cuentas por ello.
Se desarrolla así cierto orgullo instintivo por conseguir la medalla de ser el mejor matando. Le llaman valor también; pero es solo el lógico embrutecimiento del esclavo al que se le ha dado libertad suprema. Sin mandamientos o leyes que pesen en su comportamiento condicionado por el estado mismo durante la infancia y adolescencia.
El trauma o psicosis de guerra llega cuando al lerdo le arrebatan su libertad de matar.
Hemingway dijo que no hay nada más apasionante que la caza del hombre y quien la prueba no la puede dejar.
Quiere decir esto, que una vez se acaba tu libertad de matar, cualquier otra actividad conduce al hastío.
En la guerra el humano desciende a su más primitivo instinto de caza de supervivencia y una muerte representa, tal vez, un minuto más de vida y más espacio a su alrededor.
Y cuanto más fuerte es la presión, la extorsión y las prohibiciones que el estado ejerce contra él, más humanos cazará o matará con ansia.
Es fácil comprender que sentirá también el honor de ser un medio de selección natural de la especie humana. Una especie de enviado para eliminar individuos que podrían denigrar la evolución de la especie con su mensaje genético defectuoso. Esto es a nivel instintivo, porque no abundan los mínimamente inteligentes para llegar al razonamiento de este ensayo.
Así pues, mejor muerto que volver de nuevo a la paz de la mediocridad y esclavitud de la moral tributaria del estado.
Y que deje de mugir el puto ñu que se están comiendo los leones desgarrando el ano y el vientre, les da dolor de cabeza su congénere mientras pastan aburridos en su ciudades o granjas.
Es como el “Algo habrá hecho”, de las reses humanas adaptadas a las dictaduras y sus crímenes y genocidios.

Iconoclasta

No se enteran…
Es la inteligencia artificial la que gestionará los cerebros vacíos globalizados. El 99,999 % de la población.
Lo mejor es que la peña se relaje y deje que la IA tecleada por un palurdo a sueldo, les entre por las napias como un tirito de farlopa y gobierne sus perezosos y temblorosos organismos acobardados por el coronavirus, el cambio climático, la guerra, el coche eléctrico, la carne que es venenosa, el azúcar radiactivo, por la gente que fuma en las terrazas de los bares y lo rico que es el tubo de escape de los coches que tan bien condimenta las tapitas. ¡Ah! Y por esa angustia de desconocer de sí mismos y su progenie si son machos o hembras o simples eunucos.

Es muy llamativo el titular.
Pareciera que el actor es todo un semental. Y asombra al lector e incluso al que copia y pega el titular, haciéndoles pensar en las aparatosas medidas de su pene. O su potencia a pesar de su ancianidad.
Cualquiera versado mínimamente en la biología humana, sabrá que el macho dispone toda su vida de semen hasta morir. Otra cosa es que sea fértil o no.
Quiero decir que aquí el mérito lo tiene la denodada hembra que tuvo la habilidad, paciencia y resistencia para ordeñarlo.
Hay que hacerlo notar porque el titular es sumamente superfluo y pueril, como de cuento para la infancia de dos a cuatro años.
Y hace del anciano paradigma aún vivo de ciudadano de pro y buen reproductor en general.
Ya me gustaría ver la jaca que lo montó y cuanto tuvo que pagar Robert por el trabajo.
Me place ser rústico como recurso literario cuando el tema es propicio para ello. Y así consigo alejarme del cabestro tipo: “casa, resistiré, aplauso, bozal, jaco”, sin prejuicio alguno en mi vocabulario para comunicar lo que me sale de la polla por muy incorrecto que a nadie le pueda parecer. Por muy globalizada que esté la chusma, no me parezco una mierda a toda esa caterva.
Si el bebé es de compra me la suda, me lo he pasado un rato bien.
¿Chochea o qué? ¿Para qué cojones quiere otro más?

La Confederación Mundial de Nazismos ya tiene preparada, a juzgar por su última homilía, su nueva y flamante pandemia y con más extras de regalo.
El Nazismo Poscoronavirus es una máquina de hacer fortunas para los líderes nazis de las “democracias”, arrebatando libertades, dinero y humillando a la población.
La estafa continúa, y esta vez, más mortífera aún. ¡Tachán!
Parece una película; pero es un timo real con genocidio como guarnición.