Posts etiquetados ‘llanto’

No identifica el porqué de esa extraña y dulce melancolía envuelta en una gasa ensangrentada de esperanza por algo indefinido.
Por fin se da cuenta de que camina por los alrededores del centro veterinario donde llevó a su compañero antes de saber que moriría. No podía imaginar que se iniciaba el descenso a la imparable muerte.
A veces ocurre que la tristeza se encapsula en el tiempo, y permanece intacta al desgaste.
Debería extirpársela con una navaja de afeitar, por el cuello; se dice sin darse cuenta de que su puño está cerrado con fuerza.
Es desgarrador visitar el último lugar donde empezó a acabarse la vida. Y por alguna razón sus pies lo llevan allá.
Tal vez en su dolor hay una esperanza ingenua, deliberadamente inocente para conjurar esa densa tristeza: pudiera ser que su compañero se hubiera perdido y se encontraran en el último lugar donde aún no había tragedia.
Y llevarlo consigo de nuevo a casa.
No deberían doler tanto los seres tan pequeños. Es ilegal.
Apenas pesaba cuatro kilos.
Y tanta tristeza provocando interferencias líquidas en su campo de visión…
Algo no está bien en el planeta. Las desmesuras de la tristeza y la fatalidad son absolutamente desproporcionadas a su propio peso. A su importancia como ser humano. Es un mediocre y sus padecimientos deberían serlo también, no estas toneladas que caen encima de su ánimo y le aplastan los latidos del corazón haciéndole pensar que morir es una buena forma de salir de esta opresión asfixiante.
El dolor de los que amas y mueren es tan profundo que no llega ningún consuelo a él; se queda entre las entrañas pulsando como una infección caliente con su triste radiactividad que hace mierda cualquier sonrisa y perder el control de la inmutabilidad.
Malditas estas putas ganas de llorar…
¿Y ahora cuál será la próxima, hijo puta? Piensa mirando al suelo, más allá de la basura que hay en él. Más profundo. No busca, solo odia hacia abajo porque el peso de esa pequeña tristeza no le permite mirar al cielo.

Iconoclasta

Foto de Iconoclasta.

Anuncios

El alma arrugada

Ocurre sin motivo aparente, como una aleatoria reacción química: se desprende una lágrima que corre por la mejilla y desaparece en la comisura de los labios.
Es el roce de su caída por el rostro una caricia tierna e incomprensible que sacude una emoción profunda que me lleva a buscar oscuridad; pero cuando el sabor salado impregna la boca, convierte mi alma en un papel arrugado por un puño inmisericorde.
Y pienso, aunque no quiera, que hay infinitas razones para llorar. Tan solo dos o tres para no hacerlo.
El sabor de la melancolía, la tristeza y los dolores es salobre y no da consuelo.
Se nubla la vista porque esa lágrima provoca otra, y otra, y otra…
A veces se rompen muros de contención.
Hay días para un llanto de sereno dolor, de bella melancolía.
Y siento que soy papel arrugado, que un puño invisible se cierra en el corazón y sin querer, llevo la mano al pecho para mitigar algo que está demasiado profundo.
La mano hace lo que puede.
Pobre mano…
“¡Por favor, ya está bien, ya vale! ¿Qué ocurre? No es necesario esto”, me digo mirando la penumbra a través de una nebulosa húmeda con ojos desenfocados.
No quiero verme a mí mismo, quisiera fundirme con la oscuridad y dejar de sentir.
No quiero ver las lágrimas.
Cada lágrima refleja muertes pasadas, cosas malas que ocurrieron y cosas hermosas que no ocurrirán.
Hay un niño reflejado, encerrado en una bola de cristal. Marchito por la sal de las lágrimas. Y sonríe, no sabe que murió.
Él nunca supo que habrían llantos traicioneros e imparables.
Riadas de pena…
Siento una ternura infinita por él, porque no sabía lo que iba a ocurrir. No podía imaginar tan pequeño, que habían tantas cosas imposibles.
Tantas malas personas…
Me parte el corazón verlo sonreír en su lágrima de cristal.
Yo no podía saber entonces…
Hay amores que se deslizan ahogados por el rostro.
Sueños ajados que tiñen de negro las lágrimas.
Las últimas llevan muerte, que es paz y descanso. Esperanza de que este llanto ya no puede durar demasiado.
No quiero que las vea el pequeño de la lágrima de cristal, que siga sonriendo.
Y por fin, tras el llanto, llega una triste sonrisa de comprensión y ternura.
Todo lo que quedará de tanto llanto, es solo eso: un papel arrugado.
Y mi alma en él.

 

ic666 firma

Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.

brindis-por-los-suenos-muertos-y-vivos-dic-2016-fuji-copy

Brindo por los sueños muertos, que quedan pálidos e incoloros entre el hielo y la hierba aplastada de un invierno que hace humo del aire que sale de mis pulmones. Los que murieron en la batalla contra la realidad más espantosa, más mediocre, más gris…
Sueños bravos que se mantuvieron intensos hasta el mismo instante en que la aplastante razón consiguió descuartizarlos.
Hasta en su último segundo de inexistencia, se mantuvieron firmes, marcando el camino.
Como balas trazadoras de un deseo atroz y directo de libertad y pasión, marcaban una esperanzadora ruta.
Pobres… Murieron sin un ¡ay! Masacrados por lo real, por la adocenada y previsible realidad mierdosa.
Sus cadáveres arrancan una lágrima cabrona de mis ojos y debo mirar al suelo para que nadie me vea llorar.
Soy vergonzoso con estas cosas.
Y brindo por los hijos de aquellos sueños, que hoy imponen una maravillosa y renovada locura a mi caminar de voluntad impúdica, irracional e inquebrantable.
Que tiñen de verde vida lo que es gris y muerto.
Herederos de los sueños muertos que me obligan a avanzar adonde quiero y como quiero. Aunque me joda.
Gritan que es la guerra.
Sueños que prefieren morir rasgados como nubes por el viento a convertirse en acuarelas enmarcadas. No quieren ser inmóviles fotogramas en el Álbum de las Frustraciones que un anciano mantiene en sus temblorosas rodillas.
Ellos dicen: ¡Por allí, aunque luego duela! Y yo aprieto los dientes y avanzo con ellos, por ellos.
Aplastando y ofendiendo a todo aquello que interfiere.
Por eso el universo ha puesto precio a mi cabeza. Me intenta matar, a mí y a mis sueños de mil formas, con mil dolores.
Soy inasequible al miedo, los sueños son mi coraza de coraje.
Mejor llegar desangrado que simplemente estar, que permanecer quieto con toda la incolora sangre en las venas.
Brindo por los sueños muertos, por los vivos que piden guerra y odian la paz, por unos buenos cojones y una ira inagotable.
Un trago de hiel y dulce sangre.
ic666-firma
Iconoclasta
Foto de Iconoclasta

Lágrimas y posesión

Publicado: 18 agosto, 2011 en Amor cabrón
Etiquetas:,

Se derrama en lágrimas sintiéndose triste y desolada. Se rinde ante el espejismo de una lucha, ante rivales fantasmas que duelen como puñaladas. El pasado suele emborronar el presente. Ocurre como un accidente, como una mala suerte.

Es inevitable.

El pasado es una cinta ectoplasmática que se extiende en el universo haciendo viajar por el infinito todo lo vivido. Los imbéciles y sus actos se hacen eternos y ella vierte sus lágrimas desconsoladas por una aberrante conexión con ese universo pútrido.

Los recuerdos son aves carroñeras que beben las lágrimas como la puta traga el semen del marrano que la paga. Una lágrima llama a otra lágrima y todas las cochinas lágrimas del mundo corren por su rostro sin que ella misma pueda entender bien por qué.

Temo que se deshidrate porque la amo.

Temo su llanto porque bebo sus lágrimas y son amargas como hiel.

Temo parecerme a sus aves carroñeras.También causo lágrimas; pero con la intención que salgan por su coño húmedo, no por sus ojos.

Con la intención de metérselas en lo más profundo empujando, violándola con mis dedos, con mi falo, con mi lengua.

Mea culpa y dios es una batidora barata de almas.

No tendría que llorar; pero los buitres-fantasmas provocan el apocalíptico llanto debilitándola hasta hacerla desfallecer.

Es tan difícil y agotador dar un consuelo que no es posible y espantar mierda y carne podrida…

Cuando llora, el mundo a nuestro alrededor es una nube de moscas de la carne brillantes, metálicas.

Gordas y de tacto irritante como la piel de los que causan sus lágrimas.

Repugnantes…

Me es tan difícil abrazarla con una total misericordia y no metérsela hasta por el culo…

Soy bestia: mas los gusanos de lo putrefacto no me gustan. Quiero su carne fresca. Y ante todo, es mía, no necesito pudrirla como la descomponen padres y hermanos, como la pudren hombres-fantasmas, hombres con el pene escaso y sin leche en los cojones.

Es mía porque así lo exijo, guste o no guste la posesión humana; son cosas que no sopeso. Si atiendo sus lágrimas, atiendo su carne entre las piernas.

Daría dinero por su posesión, la compraría…

Soy el mercader de su libertad. Debería serlo.

Soy un mierda.

Bebo sus lágrimas porque no me queda más remedio; pero no me gustan. Prefiero la sangre que mana de su coño cada mes.

Odio su llanto doloroso porque me duele a mí. Tal vez sea puro egoísmo. No importa, con egoísmo o con lascivia la amo.

Y la jodo.

La poseo.

Ya ha llorado demasiado.

La culpa de mi animalidad es solo de ella. Sus lágrimas son puro elixir afrodisíaco en mi pequeño cerebro. Y debatiéndose en pena y dolor la parto, la penetro, me hundo en ella. La quiero ahogar con mi semen.

Se nubla mi visión cuando trago sus lágrimas.

Cuando libo su coño me exalto ante dios con el pene goteando.

Me excita la convulsión triste de su cuerpo-deidad cuando llora.

Y me aferro a mí mismo como a lo más sagrado con el firme propósito de joderla. Devolverle el agua que ha perdido escupiéndola por mi falo en lo más profundo de su coño.

Así mientras llora, no es barbarie apoyar mi pene erecto en sus nalgas y presionar. No es pecado clavar mis dedos en sus pechos y herir sus pezones.

Porque duelen más los fantasmas que mi posesión, que mi deseo.

No soy un buitre, yo la devoraré entera mientras esté viva.

No dejaré carroña alguna, ningún puto humano picoteará sus ojos hasta hacerla llorar.

Porque cada lágrima, cada sonrisa, cada quejido y cada gemido, son míos.

Nadie la merece, sólo yo.

La follaré ante la mirada miserable de los buitres.

Dejaré lágrimas como mierda para los fantasmas, mierdas que vuelen por el infinito cubriendo los rostros del pasado. Un cometa putrefacto que acabará con el mundo un día u otro.

Y mostraré a la luz la penetración salvaje para que también se eternice en el universo.

 

Como las putas lágrimas.

 

Iconoclasta

Safe Creative #1108179882751