Posts etiquetados ‘paranoia’

Una feliz coincidencia
Tomo asiento en la terraza del bar, es una tarde templada y tranquila, la gente pasa la tarde del domingo con esa deliciosa depresión que los mantiene moderadamente apagados.
Y de repente, frente a la mesa vecina ocupada por un matrimonio y su hija, se planta una gorda que pasea con su perro y los saluda.
Están tan cerca, que me infecta los oídos su cháchara.
Le preguntan si ha comprado por fin la casa.
Y es lo peor que podía ocurrir.
Me molesta tanto esa mujer asquerosa… Ya lleva media hora rajando sin cesar del precio de los apartamentos y notarios.
¿Es que nunca se va a morir?
Que se muera la puta gorda que no calla.
Me destroza la vida en este instante, la hace fea e inviable.
No cesa de hablar.
Que se muera, que se muera, que se muera.
Y su hijo que vive en Barcelona y que cobra una muy buena nómina, también. Que les reviente a los dos alguna arteria del cerebro o se les parta el corazón en dos. Me da igual, que mueran.
Por favor…
Me ofende su voz y su presencia.
Es como si invadiera mi espacio vital.
Invasora de mierda…
De repente cae un gorrión decapitado en la mesa donde sus conversadores toman sus bebidas.
La niña y su madre gritan por el susto. Y luego se asombran.
– Pobret! -dicen en catalán.
El padre dice que se le ha debido de caer a un águila o un cuervo de las garras. La gorda ha dejado de hablar durante ese instante. El padre toma una servilleta del dispensador, coge al pájaro, lo envuelve y se acerca a una papelera donde lo tira.
Yo pienso en aquel chiste de un hombre que pasea por el campo, ve un pájaro volar y eleva los brazos imitando a un cazador apuntando con la escopeta y grita: ¡Bang! El pájaro cae al suelo y el hombre asombrado se acerca al animal. “Tengo poderes” dice en voz alta. El pájaro se levanta y dice: “¿Poderes? Y una mierda. El susto que me has dado, cabrón.”
Mientras tanto la gorda vuelve a hablar de su tema.
Su frecuencia de cerda degollada por el matarife me está volviendo loco. Es como si me frotaran con papel de lija el cerebro.
Mi cabeza va a estallar y meto la mano en el bolsillo del pantalón y cierro el puño en la navaja.
Que se muera, que se muera, que reviente la cerda.
Y de repente, todo pasa, me siento bien.
La gorda se ha desplomado en el suelo como un saco de mierda. Casi aplasta a su propio perro.
Ha quedado panza arriba, con su asquerosa papada ladeada como la bolsa de un pelícano. Sus ojos miran abiertos al cielo, luciendo en las escleróticas grandes derrames que invaden el iris.
De su nariz mana una sangre perezosa.
Como un río tranquilo y sereno.
Por fin…
Se me escapa una risa repentina que intento disimular con una sonora tos. Y para mayor inri, cuando doy un trago de cocacola, se me sale por la nariz.
Soy feliz con ella muerta. No puedo parar de reír…
El mismo que ha tirado el gorrión descabezado a la papelera se arrodilla junto a la gorda.
– ¡Mercé, Mercé! -le dice en voz alta al oído levantando su puta cabeza del suelo. La caída le ha debido hacer un corte por el que sangra, ha ensuciado el suelo.
– Truqueu a una ambulància, si us plau! – el hombre que la auxilia, pide en catalán que alguien avise a una ambulancia.
Yo pienso que está más seca que la mojama, mejor que traigan directamente un coche fúnebre.
A mí no me molesta ese ajetreo, incluso me divierte y distrae. Me enciendo un cigarro y saco mi cuaderno para escribir alguna reflexión jocosa ajeno ya a todo ese jaleo.
Aún así, de vez en cuando, me coloco el teléfono móvil frente a la cara, como si leyera algo, para ocultar otro acceso de risa.
No me planteo la posibilidad de disfrutar de poderes paranormales capaces de hacer mierda cerebros humanos, porque muchísimas veces he deseado la muerte de muchos seres y no ha pasado nada; no han muerto. No me hago ilusiones, ya soy mayor.
Sin embargo me basta para ser feliz con esta grata coincidencia. Me gustaría saber que el hijo de la gorda, el de la buena nómina, también ha muerto con el cerebro hecho mierda en este mismo instante; pero nada es perfecto. Un poco de alegría es mejor que ninguna alegría.
Me apresuro a beberme el refresco y largarme de aquí porque está visto que no voy a poder parar de reír.
Si fuera Supermán, incineraría a la gorda ahora mismo con mi súper visión.
No me imagino con los calzoncillos por fuera del pantalón.
Coño… Otra risa…
Ya de camino a casa, me detengo en el estanco para comprar una caja de puros y celebrar un final de domingo que prometía ser tan igual como todos los pasados.
Le deseo la muerte al estanquero a ver si me sale gratis el tabaco; pero no tengo suerte y tecleo el número secreto de la tarjeta en el terminal.
Da igual, soy feliz y me duelen las mandíbulas de tanto dominar mis ganas de reír a carcajadas.
Qué bueno…
Me enciendo un puro en el salón de casa con una buena y cómoda sonrisa.
ic666-firma
Iconoclasta

 

Anuncios

mi-sistema-limbico-ene-2017-iphone

El sistema límbico del cerebro consiste en una estructura con diferentes zonas que gobiernan las emociones, la memoria, el hambre y los instintos sexuales.
Seguro que ya lo sabías, amor; pero haz como que no. No pasa nada, reconozco tu superioridad intelectual.
Y tus pechos que me hacen tar… tar… tartamudear, no hacen nada fácil mi elocuencia.
Perdona, tomo el control de nuevo.
Disculpa esta pequeña disertación médico-académica (casi forense), no pretendo parecer pedante. Solo quería explicar con precisas acotaciones, que amarte no es tan fácil, no es sencillo. No es un dulce fluir.
Aunque sí lo es, porque ocurre aunque no quiera.
En principio llegué a pensar que no tenía o había perdido mi sistema límbico (a veces soy casi infantil con mi entusiasmo por las cosas nuevas que aprendo, disculpa mi redundancia; es que me gusta eso de límbico porque me lleva al limbo donde estás hermosa y rotunda, soy tan plano…); pero no, mi sistema límbico está íntegro, aunque un poco alborotado. Por decir algo, lo mínimo.
Te explico:
Lo has convertido en un caos descontrolado ( si un caos puede descontrolarse más de lo que su definición indica), porque esperando saber de ti olvido mi nombre de tanto recitar el tuyo, devoro comida como un animal insaciable, mis emociones se han fusionado hasta ser solo una: tú. Ya no hay matices, todo lo llenas.
Y mis instintos sexuales me llevan a practicar agujeros en las paredes y follarte hasta la lesión, hasta que sangro.
Y no hay dolor, así que nada me frena.
No es divertido, cielo. Es sórdido.
En principio a mí también me parecía cómico; pero cierro los ojos en momentos de lucidez y soy un misil que vuela a Match 1700 hacia el asteroide Autodestrucción XY-22344/5.
Esto me recuerda una película que vi hace tiempo, que se llamaba Mi Sistema Límbico, y en medio de toda aquella comedia había una tristeza profunda y angustiosa que anulaba toda sonrisa. Me di cuenta de que cerraba con fuerza los puños en la butaca, horrorizado por el final que auguraban todas aquellas escenas de amargo humor que la enorme pantalla lanzaba directamente a mi ¿sistema límbico?
Como es posible degenerar, descender tanto… Me preguntaba.
Pobre hombre…
No me acuerdo quien la protagonizaba, no recuerdo en que cine la vi.
No recuerdo que fuera una película y un escalofrío de locura eriza mi piel, como lo harían los fríos dedos de la muerte en una película que tampoco he visto.
¿Puedes tener siquiera un atisbo de lo que has llegado a alterar mi sistema límbico?
Eres un virus en mi cerebro, un obsceno y hermoso virus del que no quiero sanar.
Mi sistema límbico ahora está perfecto, mi amor.
Gracias, mi vida. Besos, cientos.

Hola cielo: ¿Sabes en qué consiste el sistema límbico? Seguramente te es familiar, porque me provoca cierto déjà vu.
El sistema límbico hace de mi desoladora y sórdida soledad una paranoia en la que estás presente en todo momento, donde calmas mi horror a morir sin ti desplegando una sonrisa, con un beso. Diciendo mi nombre como si fuera un niño pequeño.
¡Ops…! Ahora no sé si quería hablar de una triste película que vi hace tiempo o del vacío que dejas en el aire cuando no estás y que me lleva a sangrar de una forma que mejor no te cuento.
Amar es felicidad, lo sé, soy feliz; pero aún así hay una bruma densa que me preocupa un poco.
¿Puedes tener un atisbo de…
ic666-firma
Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.

Sonreír o no sonreír

Publicado: 27 agosto, 2015 en Lecturas, Reflexiones
Etiquetas:, ,

Sonreír o no sonreírElegir es una hermosa ilusión de libertad, porque la libertad se encuentra muchas veces entre lo malo y lo menos malo.
Nunca es fácil elegir, hablo de ellos, de los ajenos a mí, que son todos. Porque yo elijo sin dificultad alguna.
Elijo sonreír poco, lo mínimo.
Hay tanto por lo que llorar o dejar el semblante grave…
Sin embargo, hay gente que ha nacido solo para sonreír, son voluntariosos en ello, como fanáticos religiosos de la sonrisa. Tienen la firme convicción y pueril esperanza de que sus vidas se arreglarán o mejorarán riendo continuamente. La sonrisa no conjura nada, no es un hechizo.
Y una mierda. Pueden reír hasta llorar, pero sé mirar mucho más adentro de una dentadura. Identifico con quirúrgica precisión las sonrisas neuróticas, las que esconden fracasos y complejos, las que nacen de la inseguridad y la frustración. Las ambiciosas, las interesadas, las cobardes…
Demasiado se ríe.
Yo no soy un negro de dentadura blanca como los de las viejas y malas películas que sonreían a su amo de mierda en cada palabra.
Con una sonrisa hablan de sus dramas y felicidades, contando cosas que los haga sentir sabios y experimentados. Pretenden ser didácticos y ejemplo a seguir esos apologistas de hilaridad idiota.
Dicen cosas que yo sabía de hace mucho, cosas que las conocía ya al nacer.
La previsibilidad y la iteración no me parecen graciosas si no es en un video en el que una y otra vez un ser humano se estrella contra algo en su coche. Entonces me parece hipnótico, pero tampoco río, le presto una seria atención intentando ver qué es lo que tiene de terrible, intento ver que es lo dramático de una muerte ajena.
Es necesario que los trabajadores y sobre todo los arribistas que pretenden escalar puestos en su empresa, a falta de prostituirse sexualmente con sus jefes por falta de recursos estéticos, sonrían y mucho. A los empresarios y sus secuaces les encanta el buen ánimo y la buena disposición de sus “colaboradores”. Y una sonrisa luminosa al inicio de la cochina jornada es algo que me hace vomitar, pero a ellos les sienta mejor que la mamada que les gustaría que el soso de su cónyuge les hiciera.
Yo no sonrío, mi ademán es neutro, no quiero ser del todo hipócrita; pero tampoco puedo permitirme el lujo de perder mi trabajo ya que no tengo medios ni poder para ejecutar a tanta gente de mierda merecedora de ello.
Trabajo en un laboratorio de análisis de sangre y con el rostro neutro contamino las muestras para que muchos sonrientes pongan a prueba su filosofía feliz al saber que tienen anomalías en su cuerpo y que algunas son muy peligrosas.
Hay muestras que dan extraños niveles de orina en sangre. Me reiría si viera la cara del paciente cuando le digan que sus riñones están hechos mierda; pero yo jamás veo al paciente, así que de risas, ni hablar.
En mi ambiente laboral ofrezco un rostro neutro, pero estudiadamente cordial que les hace desconfiar un poco, pero no se atreven a concluir porqué.
Es más o menos el mismo que uso cuando me follo a mi esposa.
Ella es solo un coño donde meter la polla. Si se la meto ahorro dinero con las putas.
Así que intento convencer a mi verga de que no es el coño de siempre, que es otro. Cualquier otro.
Me corro en su coño mediocre, sacudo los restos de semen en su vientre y me doy la vuelta en la cama dándole la espalda. Cuando acabo de follar, siento rechazo por el roce humano, mi cerebro no funciona bien en el rango de la ternura y la empatía.
Su sola presencia me provoca rechazo me la haya chupado o no. Si tuviera posibilidad de quedar embarazada y se embarazase, la abandonaría sin una sonrisa y sin ninguna pena. Sonríe demasiado, no quiero hijos de mierda sonrientes.
Mi semen es tan estéril como su útero mutilado en el quirófano.
Es muy simpática, pero folla de puta pena.
Dentro de unas horas me masturbaré para compensar el poco placer que he obtenido.
Para correrme como a mí me gusta.
Hay cosas buenas por las que sonreír todo el mierdoso día. Cuando las encuentre sonreiré discretamente, porque cuando conoces algo por lo que sonreír sinceramente, suele durar poco.
La cotidianidad y la previsibilidad hacen mates todas las superficies.
Si alguna vez brillaron, claro.
Así que si un día mi cara neutra falla, seguramente perderé el trabajo y nadie querrá contratarme ante la imposibilidad de mi sonrisa.
Si llega ese día, le pegaré una buena paliza a mi esposa, se la meteré por el ano con todo mi asco y le clavaré un cuchillo en la nuca, luego meteré en el maletero del coche la escopeta de caza y mataré a todo el que se cruce en mi camino en la empresa. Lo haré hasta que me maten o me detengan.
Y lo haré con mi mejor sonrisa.
“Buenos días, al mundo entero. Mirad como sonrío a todo y a todos. El amigo sonriente os da las buenas muertes”.
Hay gente que no entiende porque un tipo, un buen día decide matar a unos cuantos seres humanos al azar.
Sonreír demasiado atrofia las capacidades intelectuales, es lógico que no entiendan. La risa tiene contraindicaciones.
Tal vez no sea así, tal vez no mate a demasiada gente; pero es en estos momentos, durante estas reflexiones, cuando sonrío sinceramente. Tengo mis buenos momentos, mis ilusiones y sueños. Sé como gestionarme en un mundo sonriente.
Por eso, con la afilada punta de un cuchillo escarifiqué un Mr. Smiley en mi rasurado pubis. Tuve la mala suerte de que se me infectara, pero valió la pena. Es ahí donde está mi sonrisa, es mi íntima broma en esta vida de mierda que estoy padeciendo.
Tengo treinta y cinco años y espero no llegar a los cuarenta porque esto parece empeorar día a día.
Voy a ensayar alguna sonrisa en el espejo, aunque me duela la cara.
Así salvaré unas cuantas vidas en un futuro incierto, pero sugerentemente posible.
Me parto…

f4b59-ic6662bfirma
Iconoclasta